¿Y tú qué haces para mejorar el mundo?

Si, estás leyendo esto y a ti te lo pregunto.

Todos podemos hacer algo día a día para poder mejorar el mundo. El que nosotros mejoremos hace que mejore el mundo.

Nuestra actitud antes las cosas, el como las enfocamos, el como respondemos a los demás hace que el mundo cambie.

Y en nuestra mano está que ese cambio sea a mejor.

Acerquémonos a le gente, ayudemos a los que lo necesitan, entreguemos parte de nuestro tiempo.
Somos seres sociales y cada día que pasa nos vamos separando, poco a poco de los demás. Se han inventado la redes sociales, para hablar de lo bonito que es el mundo, de lo bien que lo pasamos y de lo agradable que es todo.

Pero al final nos convertimos en meros espectadores de lo que les sucede a los demás y acabamos no interactuando con ellos. Si están lejos interactúa con ellos escribiendo, aceptando o discrepando de las cosas que dice, ambas son positivas. Si los tienes cerca…, si los tienes cerca, no sé que haces aquí parado y no te pones en contacto con ellos para verles cara a cara.

Alguien tiene que dar el primer paso. ¿Por qué no somos nosotros? Existe la misma distancia entre uno y otro. Ten iniciativa. Muévete.  La gente se lleva una sorpresa cuando tomas la iniciativa y nosotros también cuando vemos que responden.

La frase típica de “a ver si un día de estos quedamos” se tiene que convertir en “dime que día quedamos” y si existe indecisión por su parte, marquémosla nosotros.

Y veras como poco a poco mejoraremos el mundo

 

Somos grises

“Soy gris; estoy entre la vela y la estrella. Somos grises; estamos entre la oscuridad y la luz”. Esta es una frase que oír hace mucho tiempo en una serie de Televisión que se llama Babylon 5.

Hoy estuve leyendo un post sobre la trasparecía de la gente que podemos encontrar aquí http://reaprendermarketing.visibli.com/share/OvCsJO.

Pienso como digo en la frase inicial que todos somos grises. La transparencia no creo que exista, aunque sea solo por propia supervivencia, la gente necesita guardarse cosas para si.

En el fondo considero que es bueno, en la sociedad actual se ha puesto de moda es conseguir las cosas cueste lo que cueste. La competencia es feroz y se superan lo que algunos tenemos como líneas rojas, pero que a otros, por su manera de pensar y de comprobar su modelo del mundo, lo aceptan.

Así que, se guardan, nos guardamos datos para evitar que dicha competencia nos supere y así podamos gestionar mejora nuestra forma de vivir y de pensar.

Y si no, mirémoslos un poco al interior. Solo pensar en nosotros mismos y comprobar si la imagen que enseñamos es exactamente la misma imagen interna que externa. Veremos que somos traslucidos, que tenemos manchas, y realmente, eso es bueno, eso nos hace fuertes e imprevisibles en ciertos momentos de nuestra vida

Persigue tu Meta

Mi amigo Ignacio ha publicado un post llamado “una meta”.

Creo que solo puedo decir de él que me ha aportado un punto de vista mas calmado de lo que puedo considerar “normal” ¿Pero quien soy yo para decir que es normal y que no?.

Creo que una de las cosas que hemos aprendido mutuamente es a dar sin esperar nada a cambio, pero que también de vez en cuando nos bien viene bien una palmadita en el hombro o una pizza para ahogar nuestras penas en queso.

Comentaba que hay gente que le dice que limite sus ayudas según a que personas, pienso que todos tenemos que ser algo “egoístas” y mirarnos un poco a nosotros y ver si lo que hacemos nos satisface o no.  Pero no creo que se tenga que cortar por lo sano a no ser que las circunstancias te obligue a hacerlo, y probablemente esa decisión sea inducida por factores externos.

Creo que casi todos vivimos enfundados en nuestros roles, que en la “familiaridad” de tus amigos eres como eres. Yo me considero mas simple que asa de un cubo, se me ve en la cara lo que pienso y quien me conoce un poco, solo por oírme hablar por teléfono, sabe cual es mi estado de animo.

El tener roles y separar unos de otros, te permite cambiar las actitudes y potenciar unas virtudes mas que las otras, de esta manera descansas unas cosas, potencias otras. Así evolucionas y mejoras.

La sociedad, te obliga muchas veces a hacer eso, y somos personas sociales, por lo que a veces debemos ajustarnos a esos movimientos sociales para poder, incorporarnos al tren y asi poder hacer cambios.

No creo que te plantees dejarlo todo, dentro de tu calma, posees un movimiento lento y constante, siempre hacia adelante, no buscas la velocidad del cambio, pero los cambios son constantes.

Y eso hace cambiar a los demás, no vale un “quizás”.

Eso es un reto que merece la pena seguir

Somos grandes

Y que nadie nos diga lo contrario.

Parece que tenemos un complejo de inferioridad con el resto del mundo.  Que si la siesta, la fiesta, los puentes, la competitividad.

Realmente somos la envidia de media Europa y no nos damos cuenta de ello. Pero sobre todos somos serios, emprendedores, imaginativos, abiertos, amables y acogedores.

Además de eso, somos grandes, pero no nos vendemos los suficientemente bien. Un alemán por ejemplo vende más caro que un español, pero han conseguido asociar a los productos alemanes, el concepto de calidad. Ese es su hecho diferenciador.  Y eso es lo que venden. Y eso es lo que hace que la economía alemana tire para adelante.  Pues nosotros hacemos productos de mejor calidad que ellos, al menos tan buena. Pero no nos hemos vendido como tales, sino como chapuceros y que lo terminamos todo en el último minuto. Pues va a ser que no. Grandes arquitectos españoles están por todo el mundo, físicos, químicos, inventores con sus inventos, el mundo quiere hablar en español, cada día es un idioma que practica más gente, porque saben de nuestro potencial.

Tenemos que hacer valerlo y enseñárselo al mundo. Estar orgullosos de lo que somos y de cómo lo hacemos. Y sobre todo, demostrárselo con nuestros hechos. Somos capaces de todo lo que nos propongamos. Solo tenemos que empezar.

Ayer estuve con mi amigo Paco y me dijo que estaba desempleado, pero no parado. No debemos de pararnos nunca. Siempre adelante, siempre mirando hacia el futuro y siempre destacando nuestros valores. Nuestros grandes valores.

Y si, me voy de fiesta, y no, no duermo la siesta. ¿Alguien tiene algo que objetar?

Porque tenemos que hablar en inglés.

Comprendo que el conocimiento de los idiomas es importante para moverse por el mundo, pero creo que ya va siendo hora de sentar unas bases. Y es que somos la segunda lengua más hablada del mundo, pero que no se nos hace caso.
Cuando nos vamos a Francia, nos esforzamos por hablar en francés, si es a Gran Bretaña,  ingles. Pero cuando la gente viene a España, tenemos que aprender inglés para hablar con ellos. Tenemos que ser mas orgullosos
Casi 500 millones de personas hablan en castellano y no conseguimos que en la Comunidad Europea se hable el castellano como lengua oficial.
Tenemos que empezar a luchar por lo nuestro, somos grandes y tenemos que demostrarlo.

Cuestión de pereza

Llevo dándome cuenta desde hace algún tiempo que si no nos llama la atención algo lo suficiente, y lo dejamos para más adelante lo llamamos procratinación.
Realmente muchas veces los dejamos para más adelante por cuestión de pereza. Nos metemos debajo de las sabanas y no nos levantamos y nos volvemos a quedar dormidos, por la pereza que nos da ponernos en marcha.
Hace tiempo que me fije un objetivo, que voy cumpliendo siempre. Y tengo testigos para demostrarlo. Si me planteo cumplir en una hora, lo hago. Si no puedo, aviso, pero cumplir siempre.
Se dice que hay que dejar margen a la gente para que pueda llegar tarde, o llegas tarde para crear interés en la persona que te está esperando. Realmente no se si será in teres o no, pero las reglas sociales, al menos en España, indican que hay que dejar un cierto margen de espera.
La tecnología avanza mucho y ya no es necesario llegar tarde y que te esperen, sino que puedes avisar en cierto tiempo, la telefonía móvil permite ya ese tipo de cosas.
Cada día me cuesta más admitir retraso por el mero hecho de retrasarse. Cuando la gente esta realmente interesada en hacer algo, lo hace de forma completamente puntual, pero si no lo está prolonga el tiempo para poder evitar el momento. Pienso que el incumplimiento va mas encauzado postergar el momento con eso que no apetece realizar.

Seamos proactivos, adelantémonos a los acontecimientos. Cumplamos nuestros objetivos, si sobre todos estos son fáciles de cumplir. Desperezarse es dar el primer paso; una vez que se empieza ya no se puede parar. Es el arranque de nuestra vida, es como un coche. Una vez en movimiento solo se para el motor si tiene un fallo grave.
Así que hay que hacer que hacer girar el motor de nuestra vida y arrancar en el preciso momento que nos los proponemos. Dejemos la pereza en otro lado y pongamos en marcha toda esa fuerza que tenemos por delante. Así disfrutaremos más del tiempo y no estaremos apresurados por realizar esas cosas que teníamos que hacer.
El cumplir con el primero de los puntos nos hace ser menos procratinadores. Teniendo en cuenta que también que hay que dejar momentos en nuestra vida ara procratinar, dejando un espacio para cada cosa.
Mientras tanto, saquemos toda esa energía que llevamos dentro y hagamos que nuestra vida funcione aun mejor

Crecimiento personal. Estamos muy ocupados

Resulta que ya no es la primera vez que veo quela gente que habla de mejora personal, busca solo productividad en todo su tiempo. Que aprovecha una comida para hacer otra cosa y así mata dos pájaros de un tiro, que centra todas su actividades en hacerlas no ociosas.
Considero que es un puto de vista valido, como otros muchos puntos de vista. Pero como siempre manejamos el lenguaje a nuestra manera. Es decir que es lo que se considera ocio y que es lo que no se considera ocio.
Yo, como siempre, explico mi mapa del mundo y que cada uno opine lo que quiera. Por lo que lo primero que tengo que definir es la palabra ocio, que para mí es realizar cualquier actividad que no sea mi actividad principal o actividades principales.

El trabajo no es ocio, el leer un libro de mi trabajo tampoco lo es. Las cosas impuestas no son ocio, aunque me las haya impuesto yo mismo tampoco lo son. El salir de mi zona de confort no es ocio.
Pero en cambio sí que son ocio, el salir a correr, el disfrutar una vez que he salido de mi zona de confort, el leer un periódico, quedar con los amigos para lo que sea y enriquecerme con los que me cuentan. El ser social. Todo eso lo hago porque quiero, y me enriquece de igual manera que cualquier otra actividad a lo largo de mi vida. Tengo sitio para todo y para todos, eso me hace ser más feliz y conseguir mayor felicidad a los demás que disfrutan de mi tanto como yo de ellos.
No estoy ocupado si merece la pena, siempre habrá un hueco para quien me necesite. Alguien me dijo una vez, que su tiempo era como el chicle, que se podía estirar para hacer cambios sobre la marcha. No estirar mucho, que si no se rompe, pero si lo suficiente como para poder disfrutar con los demás.
Se puede crecer, pero es mejor hacerlo en todos los ámbitos de tu vida, sino quedará coja y para poder ser plenamente feliz debes de serlo en todos los ámbitos de tu vida. Aprovecha la oportunidad que para eso la tienes

La sociedad altruista

Dice el diccionario de la real academia de la lengua que altruismo es la diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio.
Aunque por ahí se dice también que “El altruismo es una extraña enfermedad mental no contagiosa que hace que el individuo afectado desee (y hasta busque) el bien ajeno sin obtener nada a cambio. Se desconoce el motivo o la forma en que se contagia, por lo que se le considera una de las enfermedades más misteriosas”
No sé cual de todas es la más correcta, pero creo que todo el mundo tiene un objetivo de obtener algo a cambio de algo. Y en esta sociedad todavía más. Lo que pasa es que no lo vemos desde ese punto de vista.
Es una idea que me ronda la cabeza, pero en el fondo las cosas se hacen por algún motivo, aunque sea por la propia satisfacción personal de decir que hemos realizado un acto altruista. Ese es el momento en el que el altruismo desparece.
La gente invierte tiempo, dinero y dedicación en realizar algún tipo de acción y espera respuesta a esa acción. Esperamos, porque yo me incluyo en eso. Solo unos pocos son capaces de darlo todo  sin esperar nada a cambio, puede que hasta su propia vida. Pero hasta eso es por la propia supervivencia de la especie, porque es “carne de mi carne y sangre de mi sangre”. Estamos preparados genéticamente para actuar de esa manera, para mantener la especie por encima de nosotros mismos, solo que a veces, nuestra parte racional es más egoísta y puede con los deseos de que perdure nuestro propio código genético.

 En cambio me gusta más la palabra solidaridad, nos asociamos a otros para que entre todos podamos hacer causa común de algo.

Emile Durkeim decía que nos hemos convertido en seres especializados y que necesitamos de otros seres para poder sobrevivir, y nos aprovechamos de las sinergias generadas entre varios eres especializados para mejorar y evolucionar. Nos convertimos en un grupo de seres interdependientes.

Tenemos los conocimientos generales para poder hacer cualquier cosa, pero aprovechamos lo mejor de cada uno para convertirnos el algo mejor a lo que somos cada uno por separado. Para él esto es “solidaridad orgánica”.
Alguien me dijo una vez que nadie da nada por nada, que al final uno acaba pidiendo los favores realizados, que nada es gratis. Creo y sigo pensando que no tiene razón, que un favor es un favor que se hace y no se espera nada a cambio por lo anteriormente realizado, pero que sique genera interdependencia, que es un nexo de unión, un catalizador para generar algo mejor y se corresponde de una manera u otra. Hace que la gente sea más solidaria predicando con el ejemplo.

Si tu eres solidario, puede despertar la idea de ser solidario a otras personas. Si se mantiene la cadena se puede conseguir mucho más.
De esta forma la inversión realizada puede llegar a ser mínima, pero los resultados en conjunto de toda la gente llega a ser óptimo. Asi se consiguen los grandes objetivos propuestos.
Seamos solidarios con los demás y veremos la satisfacción en nosotros mismos.

De vuelta de vacaciones

Se acabó lo que se daba.
Ah volver al curro, a trabajar, a levantar este país que lo necesita, pero sobre todo ha hacer un poco la vida más feliz a todos lo que me rodean. Se acabaron las vacaciones, pero solo ha sido un momento para recuperar energías y tirar para delante de nuevo.
No creo que sea necesario deciros eso del año nuevo, vida nueva. La vida es la misma, pero con propósitos y energías renovadas.  Con ganas de hace algo más y disfrutar de ello.


A los que les ha ido bien este año, espero que el 2012 siga siendo todo lo fructífero que esperan, a los que no hayan encontrado lo que buscan, que no cejen de hacerlo, seguro que siempre habrá lago con lo que podemos disfrutar este.

 
Pero sobre todo, levantaros con una sonrisa, que una mentalidad positiva siempre viene bien para todos.

Buscad, mejorad y encontrad eso que os apasiona.

Un gran 2012 nos espera a todos

Se acaba el año

Han pasado 365 días desde el 1 de enero y eso se acaba. Finiquitamos un año y comenzamos otro. Otro año duro, pero vamos a hacer todo lo posible para que sea mejor que el anterior.
En nuestras manos esta, y para empezar, debemos mirar hacia adelante, sin perder la mirada a lo que ha sucedido
Lo primero que quiero hacer es recordar a aquellas personas que ya no están, ellas son fundamentales para llegar a donde hemos llegado. Lo segundo dar las gracias a las que están y han estado durante este tiempo, si ellas no seriamos quienes somos. Y para terminar a aquellas personas que por algún motivo o por otro hemos influenciado en ellas de forma inconsciente o ellas lo hicieron en nosotros. Ellas hacen que la vida sea una continua investigación.
Después de esto solo queda recordar a todo el mundo que un nuevo reto empieza, se llama 2012, y aunque los mayas digan que se acaba el mundo, todavía nadie me lo ha justificado. Puede ser que se le estuviesen acabando los números y que por eso decidieron que se acababa el mundo. Solo sé que va a ser emocionante levantarnos todos los días y descubrir todas las cosas que nos esperan. El frio del invierno que queda, las salida de las flores en primavera, alergias incluidas, el verano en la playa o la montaña, pasando un calor que no te esperas, el otoño y de vuela a otro mensaje como este, solo que con un gran año vivido

A todos un feliz y maravilloso 2012 nos queda por delante