Ni Ramallo tiene la culpa, ni Camps tampoco

En días como hoy me viene a la memoria Luis Ramallo, (Badajoz, 1938) que fue vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, e imputado por el caso Gescartera, que le obligo a dimitir de su cargo y de todos los cargos que ostentaba dentro del Partido Popular. Una gran carrera política que fue truncada de pronto por una acusación, fue declarado “no culpable” ¿Y porque no culpable? Porque todo el mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario. Hoy me imagino que estará jubilado y disfrutando de la vida. Tres años de un juicio político, le dieron hasta en el carnet de identidad y no había cometido ningún delito.
Hoy a Francisco Camps le han vuelto a declarar no culpable por segunda vez en el caso de los trajes. Y se lo ha quitado de la vida política durante un tiempo. Ha tenido un juicio mediático y lo declararon culpable las hordas del PSOE solo porque era el presidente de la Generalidad Valenciana. Pues señores, ahí tienen su sentencia, por segunda vez. No es culpable de la acusación de cohecho impropio.
Pero se lo han quitado de en medio. ¿Qué es lo que va a pasar ahora? ¿Quién va a restituir el daño causado? ¿Quién va a pagar todos estos platos rotos? Como siempre, nadie.
¿Y esto como se soluciona?. La verdad es que el tema es complicado, pero me preocupa que se extienda esta práctica, que lo que se pierde en las urnas, se gane enviando a los políticos a los juzgados.
No me vale la excusa de que todos los políticos son unos corruptos. Queda demostrado que no todos lo son. Hay de todo, y debería de no haber ninguno, y el que lo sea la cárcel.

Nosotros, los ciudadanos deberíamos también de hacérnoslo mirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>