Animales de costumbres

Que somos animales de costumbres la gran mayoría de las personas que nos movemos por el mundo, creo que no hay que ponerlo en duda, y no creo que sea necesario un estudio científico para poder descubrirlo.
Nuestro cerebro siempre va a buscar el sitio más como donde se estar y eso nos hace tender al costumbrismo, le gusta ahorrar energía y dejarse llevar por cosas y temas que no le molesten demasiado ni le hagan estar pendientes de todo lo que les rodea.

Cuantos más años van pasando, más facilidad tiene de crearse ese estado donde esta tan cómodo. Y entonces se pierde la curiosidad por saber, la investigación, eso que los mayores dicen “esa juventud…”.

Cuando estamos en esos momentos, debemos de darnos cuenta, para que dentro de nuestros recursos, nos volvamos activos. Si queremos estar frescos y reaccionar ante los retos de la vida, solo tenemos que estar activos.

Debemos salir de ese letargo que llevamos puesto, refrescarnos, alegrarnos. Hacer que dejemos de estar en esa zona en la que nos dejamos llevar, de esa zona de confort tranquila y sosegada. Volver a estar nervioso. Tener ese nudo en el estomago del “que será lo próximo”, arriesgarse y salir. Disfrutar de todo aquello que no te atreves por que “estoy muy cómodo”.
Hablar y discutir de las ideas, hacer que los demás participen de ellas. Y tener el valor de decirlas, asumir las consecuencias de lo dicho. Y caminar, mirando hacia adelante, fijando objetivos grandes objetivos, pero sin perder la mirada en el camino que tienes delante. Ese es el camino que hará llegar a donde queramos.
Solo tenemos que caminarlo todos los días, y así no nos convertiremos en las personas costumbristas que no queremos ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>